sábado, febrero 10, 2007

Historias de Chilangolandia 1

La Muerte de Albano Ramírez

Aquí en D.F. encontramos todo tipo de historias, pero una típica historia de intransigencia, brutalidad, e increíble mala suerte le ocurrió hace unos días a Albano Ramírez, es una historia que no se debería de olvidar, que nos hace pensar en todos esos héroes de la clandestinidad que pasan por delante nuestro sin que los veamos ni escuchemos:

Pues resulta que un día Albano Ramírez se despertó tarde, tenía que ir con su camíon a dejar su carga de naranjas a Chilangolandia, o seáse aquí en D.F. Como no se despertó a tiempo ya no pudo viajar en grupo con sus otros compañeros choferes así que se vino solo desde Puebla. Se despidió de su esposa y sus dos hijos menores de edad. A lo mejor pensaba en muchas cosas, como en la remodelación de su casita de bloques, en su hijo que había embarazado a su novia, o en su esposa, que eran novios desde la adolescencia.


Total que en la noche, llegando a D.F. que lo asaltan, que lo bajan del camión y que se lo llevan. Albano, desesperado, entró a la estación de metro Indios Verdes buscando ayuda. Nadie lo ayudó. Entró en una crisis nerviosa y estando parado en el andén decidió suicidarse saltando frente al paso del tren. El chofer del metro vió a Albano caer al riel, frenó e increíblemente el tren pudo detenerse a tiempo salvando la vida de Albano.

Llegó la policia, los guardias de la estación y sacaron a Albano del camino del tren, pero en lugar de llevarlo a un hospital fue detenido por "alterar las vías de comunicación". Fue arrastrado a una oficina de la estación en espera de que fuera trasladado al Ministerio Público. Él se resistió, fue golpeado y pateado durante un minuto hasta que se calmó.

Cuando llegó la patrulla, Albano, desesperado, se resistió al arresto una vez más. Seis policías forcejearon con él para poder meterlo. Había periodistas que registraron el hecho porque, coincidentemente, el Secretario de Seguridad Pública del D.F. estaba por ahí cerca. Los policías se abalanzaron sobre Albano, lo tumbaron al piso de la patrulla, lo sujetaron fuertemente y allí; según ellos Albano "se quedó dormido".


Cuando llegaron a la Agencia del Ministerio Público, Albano nunca entró porque estaba muerto. Y lo dejaron allí tirado como si de un bulto se tratase. Más tarde el forense encontró que tenía muchos golpes, costillas fracturadas así como el cráneo. Los policías cayeron en contradicciones, se descubrió que Albano recibió una golpiza brutal en la patrulla de parte de sus "salvadores", dos de ellos han sido consigados y seis más están bajo investigación.

Y para colmo, el camión de naranjas fue encontrado esa misma noche, abandonado por los asaltantes, intacto, sólo faltaban la radio, una toalla y el par de chanclitas que su esposa le había dado.

¡Que poca madre!

5 comentarios:

titab dijo...

No sé porque, pero esa noticia me provocó nauseas. Quizá porque el pobre tipo era de mi rancho, quizá porque es típico caso de 'sólo en México'.

Lizette dijo...

hayyy no es cierto!!
Apoco si es verdad.... snif, pobre Albano.

marco_099 dijo...

Titab: Ah si? es paisa tuyo? ah caray... Si ya ves una historia más del Mexico mágico.
Mil gracias por la visita.

Liz: Si ocurrió, pobre cuate y la familia, porque que yo sepa; una indemnización o alguna ayuda no han tenido.
Salu2

Gwen dijo...

eso me enoja, habia escrito mas cosas pero se borraron, ya no las escribo imaginatelas.

no haz considerado instalar otro tipo de comments, por ejemplo haloscan, es que con blogger esta de hueva y si no haz puesto contraseña etc etc se borra.

marco_099 dijo...

Gwen: Ah caray, jalo¿que?...jaja si tienes razon ya me ha pasado mucho con la nueva version de Blogger ya me tiene hasta la mother.
Si, gracias, creo q si lo voy a hacer.
Bss cuidate