lunes, octubre 24, 2005

Europa02: París y yo

En lo que escribo esta me pregunto si no será una perdida de tiempo recordar los tiempos pasados, ¿lo sera? ¿Peor sería olvidar lo que se ha visto? Caray no sé...
De mientras he posteado esta magnífica rola de La Unión...

************************************************************************
Gare Saint-Lazare. Llegamos y yo estaba más que feliz. Me encanta París y regresar después de tanto tiempo era lo más chido del mundo. Bajamos al metro, la estación estaba de la ga-ver, en ese entonces aún no se remodelaba, ahora ya esta mas decentito. Hay que saber de antemano cuantos boletos y de que zona hay que comprar (por lo general no se sale de la zona1) porque las cajeras son bien desesperadas (mal bessé = mal folladas).
Fuimos a ver donde estaba la Sorbonne, que es donde iba a tomar el curso de francés que se llama Cours de Civilization, (o sea que tenemos que civilizarnos porque somos unos bárbaros). Para mi buena suerte la Pilarica iba a tomar el mismo curso pero aún no llegaba a París, así que no iba a estar tan solo después de todo. Entonces llegamos a la estación Cluny-La Sorbonne, y fuimos a buscar donde sería mi nueva uni, al menos por una mes, antes de partir a Madrid. El edificio principal de Sorbonne es muy bonito. Allí se reúne la crema y nata de la sociedad estudiantil, o sea es muy fresa. Tiene un patio rectangular amplio , y esta adornado de figuras barrocas y clásicos por doquier. Por dentro, los salones estan muy “X”. La salas de conferencia magistrales lucen como debieron ser hace unos 100 años. Después caminamos por St. Germain hasta un restaurante latino para comprar comida mexicana.
De allí nos pasamos a la magnífica Notre Dame bordeada por las dos ramas del Sena. Que emoción, me cae. Y de paso fuimos a visitar a la virgen de Guadalupe. Después caminamos toda la Rue de Rivoli pasando Louvre por fuera, las Tullerías hasta plaza de la Concordia, donde esta el Obelisco egipcio. Como ya era tarde, el atardecer pintaba toda la plaza de colores ocres y dorados. Cada calle y cada rincón me traían recuerdo de chamaco. ¡Que nostalgia! Pero en fin… con los pies madreados y lengua de fuera regresamos a Evreux.

1 de septiembre?, 2003
El despertador me levantó a las 6. Tenía que estar en Sorbonne a las 9. ¡Que huevisísima! Mi tía querida me hizo el desayuno y así lo hizo casi siempre que estuve allí. Es un ángel. Creo que extrañaba estar con alguien porque desde varios años vive solita. Llegué a Sorbonne puntual (aunque no me crean llegué temprano) pero no sirvió de nada porque en la lista de alumnos nunca aparecí. Algo que tiene la burocracia francesa es que es igual o peor que la mexicana, son leeentos a más no poder. Lo bueno es que me llenaron mi forma para poder viajar con descuento en tren.
Después de un choro encontraron mi papel de inscripción pero como había perdido tiempo en esto tuve que esperar horas para hacer el examen de colocación. Allí encontré una niña de no se que país asiático que me ayudó. Luego me enteré que estaba enamorada de los latinoamericanos (las asiáticas son fans de nosotros, que chido). El examen era en Maison des Etudiants, en blv. Raspail. Cerca del cementerio, donde está la tumba de mi paisano Porfirio Díaz. Héroe del 5 de mayo (que ironía, si el pobre hubiera sabido donde terminaría…). Total que después de hacer el pin… examen me mandaron hasta el 1er. Nivel porque mi gramática era insuficiente. Pero estaba en París y era feliz así que me fui a caminar por todo Saint-Germain. Le hablé a mi amiga la Bere de Bélgica para saludarla. Y caminé y caminé hasta el cansancio hasta regresar a la Gare y tomar el tren a Evreux.
2 de septiembre, 2003
Al otro día, las clases empezaban a las 10. Entonces me tenía que levantar a las 7:30 (quienes me conocen saben que para mí es como descojonarme cada vez) tomar el tren a las 8:15, llegar a las 9:20 y tomar el metro de la Gare a Raspail. Por suerte el tren tiene una puntualidad suiza. El metro no y huele madres a veces. Aunque me encantaba viajar en el metro de París, me caga su forma tubular y sus paredes blancas de porcelana cuadriculadas que le dan una imagen como de bañote largototote.
Además la publicidad la tienen que diseñar de un modo especial de lo contrario no sería legible por las paredes curvas. La publicidad francesa me gustaba, estaba bien diseñada y había juegos tipográficos interesantes. Los colores son apagados yo creo, no son tan chillones y coloridos. Más fina y menos boba, como la de aquí, refleja una mentalidad clase mediera más extensa. Bueno también había anuncios horrorosos como de escuelas de idiomas o restaurante pequeños. Pero noté que ya hay… hmmm semejanza de imagen entre publicidad de Europa, EU y México. Como los de aerolíneas, perfumes, vestidos, son todos iguales. ¿Quién copia a quién? La globalización de ideas esta cañona.

Hay anuncios que utilizan muchas ilustraciones, sobre todo las del teatro. Incluso el diario Figaro o Le Monde, usan cartones para la primera plana, una herejía en el mundo editorial mexicano.Bueno, llegué a la clase y ya todo el mundo estaba sentado. El salón me recordaba muchísimo a aquel que iba en la ecóle maternelle en París, con su percherito y las paredes viejas, el piso de madera bla bla bla. Como no tenía silla tomé el sitio más lógico: al lado de la más guapa del salón, una niña que se llama Anne, de Suecia.Empezó la clase y yo no tenía libro ni cahie, cuaderno, pero lo bueno es que estaba mi nueva amiga que me ayudó mucho.
La clase muy buena, y la maestra increíblemente paciente. Me di cuenta de mis limitaciones en francés que eran muchísimas pero entendía la clase hablada en francés lo cual era un aliviane pero mis compañeros no paraban de preguntarme, sobre todo los americanos.
En la clase habían varios japoneses muy relajientos (que raro, yo creí que eran mas seriecitos), un mexicano, dos chicas mexicanas: Male y Fernanda, un venezolano: Alex, un malasio que vivía en Inglaterra: Edward, una alemana: Heidi, dos italianas: Margarita y María Rosa, un árabe, unas señoras de Rumania (?) una de ellas muy exuberante, un colombiano (?), algunos vietnamitas y creo que ya.
El 1er. día fuimos al parque de Luxemburgo Anna, Heidi y yo. Anna era platicadora pero reservada, y un poco intelectual o al menos aparentaba ser demasiado lista, rubia y guapa. Heidi era seria, reservada, rubia y bonita salvo el detalle que tenia mucho eeh… bigote que de lejos no se notaba pero de cerca se veía raro. Mata pasión totalmente.
La pasamos tranquilo, platicando en inglés, pero nada más.El 2º. día, después de clase, decidimos ir a comer en un restaurantito típico. Heidi, Anne, Edward, el colombiano et moi. Hicimos un buen equipo, platicábamos en inglés a pesar de que habíamos dispuesto hablarlo todo en francés. Edward es un gran tipo, estudiaba historia en Inglaterra, era medio cagado verle la cara de chino y escucharle con acento inglés y era obvio que le encantaba Anne. Anne se reía de las italianas porque pensaba que tenían nombres ridículos. El colombiano buena onda pero “x”. Heidi se reía de todo y se veía que había hecho mancuerna con Anne (pero nunca supe de que forma).
Yo platicaba con todos y reíamos tanto que los tranquilos parigot sólo volteaban a vernos con cara de ¿que pex?, creo que pensaban que éramos yanquis.
Al 3er. día, después de clase nos quedamos platicando en el salón hasta que la maitresse, maestra, nos echó. Estando allí conocí mejor al chico mexicano de Monterrey (?) (muy buena onda) y a las italianas que me parecían un poco nerds, típícas matadas, pero para nada. Margarita era encantadora, guapetona y con los ojos más azules que jamás había visto (ojos que hipnotizan), alegre y muy muy platicadora. María Rosa era más seria y bonita, tímida, introvertida, morena, cabello rizado, nada pretenciosa e inteligente; me encantó ella.

3 comentarios:

*Lady Laura* dijo...

Paris!!!!
To estube hace unos años y me encantó, tube la suerte de que me tocara un viaje al comprar un telefono movil y creo que hasta que me toque otro no podré ir, unbesooo.

marco_099 dijo...

Diabla: que suerte tuviste de ganar ese viaje! que envidia! Pero teneis a Paris tan cerca como dices que es difícil ir? Un abrazo mi diabla.

Felipe: en Europa01, cuando me referi a que nadie me fue a dejar al aeropuerto no es reclamo, no, no, para nada, porque fuimos a cenar la noche anterior al restaurante y la pasamos muy chido el fin anterior en la cena de mi casa. Debí haberlo escrito también, lo siento. Además entiendo que todos estaban trabajando a esa hora entonces no lo tomen como que me sentí por ello.

Fab: Gracias por leer mis chistes finos, luego pongo más, y el mensaje: bien entendido.

Liz dijo...

Oye, ¿como es que recuerdas todo lo que pasó hace dos años, tienes algún diario o algo asi?
Muy interesantes tus anécdotas, me gusta leerlas.

Saludos